Blog

Segundo premio consecutivo: ¡50.000€ por darwinia!

¡Y 2019 con darwinia ha empezado fuerte!

Darwinia me da la mejor bienvenida posible

Menuda entrada de año. Empezando como terminó 2018, y es que enero ha superado las expectativas y me ha traído otro regalo en forma de premio por mi puesto 32 en darwinia.

Por segunda vez consecutiva, esta vez mi darwin IOS ha recibido 50.000€ como bonificación, que, durante 6 meses, van a estar junto al anterior premio y todos los inversores que ya forman parte de esta maravillosa aventura.

En este punto, me alegra ver cómo el proyecto va creciendo y dando forma: Precisamente hace un año mi darwin gestionaba 6000€, por casi los 200.000€ que gestiona en el momento en el que publico estas líneas.

¡Todo un orgullo para mí!

¡Seguimos! 😀 😀 😀

Jose AlonsoSegundo premio consecutivo: ¡50.000€ por darwinia!
read more

La selva

Cuando no había nada.

Cuando la soledad abrazaba cada uno de los centímetros de mi cuerpo.

Cuando la inocencia del niño dió paso al huracán del caos.

Por aquellos pasos donde se quedó la felicidad de la ignorancia.

La profundidad de una mirada perdida como cultivo perfecto para la verdad.

Y es que he visto llorar a los leones. He palpado el amor verdadero y en mis más fervientes deseos de atraparlo me ha dado la espalda.

Creí que las historias existían.

Creí que las flores que regábamos nunca se marchitarían.

Por aquellas que al tenerlas frente a mí, se convirtieron en rubus.

Por aquella jungla que crecía a mi alrededor.

Por el daño de cada puñal voluntario.

Por cada herida inconsciente.

Hoy sé que mi corazón es un elemento cubierto de piedra.

Sé que no volveré a ver al niño que jugaba con las nubes como si del olimpo viniera.

Ahora sé que el sol que baña mi piel ya no es el reflejo de la ilusión compartida.

Me perdiste en el momento en el que el ogro se come al viajero.

En el que el cuento no acabó en un “vivieron felices” y no hubo un capítulo más que te dejara con buen sabor de boca. La luz de nuestra habitación se ha de apagar aplacada por unos puños de hierro.

Compañero del tiempo en los momentos más emocionantes, he volado hasta el fin del mundo.

Cuna de cristal, rota entre mis manos, mi tierra se desvaneció para volver a caer.

Me humillaste.

Me hiciste morir en vida.

Mis ojos habrían estado vacíos sino fueran por las lágrimas.

Me dejaste sin nada.

Y cuando no hay nada.

Cuando solo estás tú frente a un espejo.

Cuando la sombra que arrojas es la única testigo de tus versos gritados al viento.

Es cuando tengo más amor.

Cuando me crezco, lucho por volver a tocar las rosas de un jardín maravilloso.

He crecido en una jungla hecha a medida, he obligado al mundo a ser como yo quiero que sea.

He descubierto la dureza de mis pasos, he sentido la soledad más cerca que nunca y me ha susurrado que no podía arrodillarme ante la injusticia, dormir con desazón.

La tristeza es un consejo dado a tiempo.

Sé que esto es vivir, y estoy preparado para ello.

Ya no estás tú, estoy yo.

Yo he sido el león que llora.

Soy la gacela que vuela.

Estas paredes no van a detener al niño que ya no está.

Me ha contado sus secretos más profundos, me ha enseñado su esencia.

Me odio por no haber sido mejor persona en los momentos en los que no he estado a la altura.

Odio como motor de la mejoría.

Odio como impulso de mi cuerpo.

Esta es mi jungla, crecido entre gráficas, depredadores imperturbables ante cualquier atisbo de debilidad.

En mi cuento soy inmortal.

Soy el rey del caos que la vida enseña.

Que la vida muestra fuera de tu frágil urna.

Ya no estás tú, estoy yo con el poder de la mente.

Con el poder de quien hace cosas imposibles porque viene de un lugar del que fue imposible salir.

Y he salido.

Mi jungla mis normas.

Mi selva.

Mi verdad.

Cuando no había nada, estaba yo.

Estaba todo.

Todo.

Esta es una publicación que relata mi vida en los mercados financieros. Quiero, querido lector, que seas consciente de que las cosas no son fáciles, y por ello, es necesario conocer el otro lado del telón para estar realmente preparado. Para quien el amor de este relato es bolsa, habrá alguien quien se sienta identificado con una persona, un oficio, un lugar o un momento. Tirar la toalla no es una opción. Abraza la derrota, y aprende de ella. Solo quien baja a las profundidades sabe cómo salir de ellas. Solo quien se perdió por todos los caminos sabe las reglas del juego. Así es la vida. Quiérete a ti mismo, y conócete, pues haciéndolo, sabrás sacar lo mejor de ti. La única lucha que deberías tener es la tuya con tus propios sueños. Consíguelos, pues es la única forma de ser feliz. Seas quien seas, hagas lo que hagas, eres único, eres especial, y nadie te tiene que querer más que tú a ti mismo. Si sabes apreciar tu don, sabrás tu destino. La motivación es un estado mental, pero puedes hacer que sea tu forma de vida. Es natural, es real. Hazte grande.

Jose AlonsoLa selva
read more

Qué es un flash crash

Imagínate frente al ordenador. Fuera, las gotas se chocan suavemente frente a tu ventana en una plácida noche invernal mientras los últimos sorbos de la infusión después de cenar caen por tu garganta.

En la pantalla, aparece un rico USDJPY que, muy sexy, te está diciendo cuál va a ser su próximo movimiento. Dará unos pasitos hacia abajo, para luego subir.

Comienza a andar ante tu penetrante mirada pero cuando sus curvas voluntuosas ya te están haciendo perder la cabeza entre los sueños más húmedos, ves como sufre un tropezón.

¡Vaya! piensas tú, con esas mechas es normal que pierda el equilibrio. Hasta aquí todo normal. El problema viene cuando te das cuenta de que aún no te has acabado el último trago de la infusión y la cotización ha bajado ¡5 puntos!

Un flash crash es un movimiento brusco e impredecible que ocurre en un determinado momento en un activo financiero y que causa una vela de gran tamaño hacia una dirección.

Normalmente, el precio vuelve a corregir a niveles casi previos instantes después, dejando una vela con una mecha gigante que desvirtúa cualquier análisis técnico.

Sus causas, básicamente, son un pánico excesivo por una noticia o rumor que los mercados financieros no esperaban y que pilla a los inversores desprevenidos.

Por qué se forman los flash crash

Los mercados se mueven a medida que los inversores apuestan por los activos bursátiles. Cuando una noticia ocurre de manera inesperada, algunos inversores buscan valores refugio que actúen como cobertura minimizando el riesgo de una posible pérdida potencial de su cartera en posesión.

Si esta adquisición se hace de manera brusca, es muy probable que los precios se muevan hasta límites donde existan stops de inversores que apostaban, precisamente, por todo lo contrario.

Es decir, estaban vendiendo activos refugio.

Si esto ocurre, la consecuencia es que dichos stops pueden saltar de golpe y aumentar aún más el movimiento ya iniciado, además de dejar prácticamente sin liquidez a la contrapartida que sustenta la demanda.

En este punto, podríamos considerar que todo es normal, ya que algunas situaciones de pánico provocan que stops salten de manera masiva y los precios se muevan rápidamente, dejando grandes recorridos.

Pero, ¿qué ocurre si los inversores, ante un pánico excesivo, siguen comprando activos refugio de forma rápida y exponencial?

Sencillamente, que la cotización se hunde. Al haber baja liquidez, pero una gran demanda, el mercado se comporta de forma errática y cualquier paquete de contratos mueve el precio de forma impresionante.

El resultado son unas velas que casi nos están diciendo que el mundo se cae.

Como es obvio, esto es una distorsión de mercado que, instantes después, es corregida como si nada hubiera pasado.

Ha ocurrido ni más ni menos, que un flash crash.

Vuelve a entrar liquidez en el mercado, y tu te vuelves a encontrar con la tacita de infusión en la mano.

La vida es un flash.

Jose AlonsoQué es un flash crash
read more

¡Mi primer premio! He ganado 40.000€ en el concurso de trading de Darwinia

¡Bueno bueno bueno darwinia! Menudo final de año apasionante. Después de estar meses peleando contra los algoritmos de Darwinex y familiarizarme con su sistema de gestión del riesgo no he podido acabar el año de mejor forma que siendo uno de los ganadores del concurso mensual de Darwinia de la plataforma Darwinex.

En concreto, gracias a mi darwin IOS he podido quedar en el puesto 47 entre todos los traders nacionales e internacionales que se presentan mes a mes en darwinia para conseguir uno de los ansiados premios. En concreto, los primeros 60 clasificados (¡algún día llegaré a la primera posición! 😉 ) reciben una inversión en su darwin donde el primer clasificado recibe 300.000€ y el último privilegiado 30.000€.

Así que, mi puesto en el mes de diciembre me ha otorgado 40.000€ que se invertirán durante 6 meses en mi darwin IOS a la espera claro está, de ver si consigo durante este 2019 algún premio más, ya que son acumulables.

En fin, no podía empezar mejor este año y con maravillosos retos por cumplir. ¡Feliz año a todos y ya estoy con las pilas cargadas, después de estas breves vacaciones, para seguir actualizando mi día a día como inversor!

¡Y feliz navidad!

Jose Alonso¡Mi primer premio! He ganado 40.000€ en el concurso de trading de Darwinia
read more

Un par de truquitos que utilizo en mis largas jornadas de trading

¿Habéis oído eso de que los pequeños detalles son los que dan sentido a la vida? ¿Se pueden aplicar a la operativa como si fueran trucos de trading?

Pues podemos aplicarlo a cada día para conseguir eso tan importante en un trader que es un estado anímico alucinante, impetuoso, arrollador.

Y saber si estamos preparados para una jornada más de bolsa, claro.

No puedo meterme en bolsa si no estoy a tope. Así que tengo un par de cosas que me dan luz verde o me prohíben comenzar a invertir:

La primera, tiene que ver con la imaginación y la improvisación:

-Cada mañana, cuando me despierto, me cuento (sí, me cuento a mí mismo, tal como lo lees) un relato de dos minutos cuya premisa fundamental es la imaginación. No puedo repetir escenarios, relaciones, rasgos principales de personajes, épocas y tramas, ni deben de mantener la misma tónica romántica, épica, histórica o infantil como mínimo en todo el mes. Si paso la prueba, me considero apto para ponerme a los mandos de la nave que navegará entre los gráficos. Si fallo, creedme, ni enciendo el ordenador porque sé que me estaría faltando a mí mismo.

¿Por qué lo hago? porque de esta manera, compruebo si tengo una mente despierta. Me servirá para captar y absorber toda la información posible del mercado e imaginar los escenarios siguientes. De eso se trata el trading.

Improvisando esto también me ayuda a confirmar que estoy preparado para ambientes hostiles en bolsa, principalmente aquellos que van en contra de mis operaciones o ponen en riesgo visiones financieras que había previsto para ese día. También para escenarios donde sé que el control del ego es importantísimo y no puedo cerrar una operación antes de que llegue a mi objetivo.

La segunda, con mantener mi felicidad al máximo nivel posible:

-Todos los días en los que me encuentro alejado de este objetivo, hablo con un amigo muy especial para mí. Estamos horas y horas hablando y diciendo lo bueno que tiene el otro, alejándonos de las cosas materiales y profundizamos en la vida misma. Aquí también me tienes que creer cuando te digo que es en este momento cuando el dinero y el trabajo dejan de tener importancia y vuelvo completo y realizado a seguir con mis inversiones.

También doy los buenos días a todo el mundo que me cruzo por la calle habitualmente. Esté o no preparado para invertir en bolsa. Tengo encandilada a una vecina octogenaria del barrio que me sonríe y hasta me acompaña un tramo dirección al trabajo y cuando lo hace, siempre pienso en lo diferente que sería mi camino sin ella. No la conozco, pero disfrutamos de la compañía y nos hacemos el día un poco mejor. Si tu escenario en la vida real es positivo, también lo propiciará en bolsa. Es evidente que siempre es un placer agradecer y ser agradecido. La vida compartida es más ¿No te parece?

Por cierto, gracias vecina, ¡mañana nos vemos!

¿Eso es suficiente para mantener el nivel?

¡Claro que no!, hay infinitas cosas más que podrían ayudarnos a exigirnos un poquito más, pero ya hablaré de ello en otra publicación. Hoy tocaba hablar de dos requisitos indispensables para empezar bien una jornada de trading.

Son dos pequeños detalles que si los aplicas, podrían marcarte la diferencia.

Recuerda mi lema, soy un inversor que invierte como piensa.

¡Feliz día querido lector!

Jose AlonsoUn par de truquitos que utilizo en mis largas jornadas de trading
read more

Psicología de un trader: Genuina ingenuidad

El destino existe. El futuro, amigo del tiempo, llega inexorable. Pero está en nuestra mano forzarlo a que venga con una buena sonrisa y una sorpresa bajo el brazo. Una de las razones por las que hay que profundizar en la psicología y mejorar nuestra mente como inversor.

Son muchos los días en los que mi mente decide qué camino seguir, y no siempre acierta. En la bolsa, los sentimientos, el ego y la psicología es tan importante como el propio capital, y sin embargo, a veces pensar con la cabeza me lleva por senderos erróneos.

¿Es importante pues, la cabeza para nuestro futuro económico?

Sí, lo es, pero también lo es desconectar.

Me gustaría ser un inconsciente, y dejarme llevar por ríos de ingenuidad.

Una persona tiene presión, objetivos, metas y deseos que cumplir. Y ojo, no estoy diciendo que para invertir en bolsa haya que ser un insensato. Exclamo, mirando a los ojos a mi propio futuro, que pensar con la cabeza para cortar las pérdidas está bien, pero que no toque ni por asomo mis beneficios.

Una persona debe de tener ese halo infantil que le de el empujón definitivo para atreverse a dejar una operación en verde mucho, mucho tiempo. La cabeza nos dirá que según nuestro sistema utilizado, la inversión “x” mencionada, está dentro de unos parámetros que, por supuesto, son válidos para cerrar y recoger beneficios. Pero yo le digo: ¿Y si por una vez, ponemos el stop loss en positivo y dejamos que la operación corra por esos prados verdes y brillantes a la luz de la gráfica como un ser autodidacta que anhela ser más y más grande? ¿Por qué cortar los sueños a mi activo financiero? A veces desearía no saber lo que equivale la cifra que tengo ante mis ojos.

Es así, como aparco mis pensamientos objetivos.

Pero hay más.

¿Se ha fijado en las noticias de alto impacto fundamentales? Si usted siguiera al pie de la letra que “si son buenos los datos el precio subirá” o “si son malos los datos el precio bajará“, seguramente acabe neutro, ni con rentabilidad positiva ni negativa. Simplemente, porque la bolsa es un mundo especulativo y un centro de emociones fuertes. Demasiados parámetros influyen para que los mercados sean objetivos. Así que si la subjetividad impide la racionalidad, también debo aparcar mis sentimientos y emociones.

¿Qué nos queda?

De nuevo, el inexorable paso del tiempo. Y con él, mi futuro, cada vez con una sonrisa más grande y una sorpresa bajo el brazo.

Lo más importante es tener principios. Soy un hombre que invierte como piensa. Corto pérdidas (sentimientos negativos) y dejo que mi cuenta se atiborre a beneficios (sentimientos positivos). No deberíamos dejar jamás que emociones tristes, melancólicas y desesperantes contagien nuestra operativa. Soy impasible ante la pérdida. Soy imbatible con el beneficio.

¿Y ya está?

Como diría un niño, ya está.

He mencionado antes que la psicología es fundamental. Puede, por ejemplo, que nuestro ego dañe seriamente una cartera. Pero también sabemos que debemos de coger la ingenuidad soñadora del pequeño que llevamos dentro para pensar mucho más allá de números.

No quiero saber qué objetivos tengo, solo quiero jugar con mi compañero temporal de bolsa.

He leído mucho relacionado con el ego frente a las pérdidas. Pero no en un escenario contrario.

Mi escenario operativo está calculado al milímetro. Cierro y abro operaciones cuando mi estrategia me lo indica.

Pero recuerde, invierte como piensa.

Soy un niño. Sólo positivo. Sueño y vuelo en positivo. Cojo lo bueno de la objetividad, me agarro a lo bueno de la subjetividad.

Por eso, de vez en cuando, cuando todo va bien (nunca cuando va mal), hay una inversión que sale de mis esquemas. No entiende de riesgos, porque un stop loss actúa como los brazos de una madre al lanzar a su bebé al aire.

No entiende que significa para mí, mucho dinero. Que ha cumplido de sobra los objetivos y las metas para el marco temporal que planteo. Que ya está bien de jugar y es hora de irse a casa.

Es en ese momento cuando comprendo el toque mágico que puede diferenciar una estrategia de inversión. Ser afortunadamente ingenuo cuando hay que serlo. No entender el “riesgo” positivo de haber hecho las cosas bien y mirar más allá.

El hombre que soy frente a las pérdidas, deja paso al niño que juega en el verde.

Permitamos que aflore.

Permitamos que sueñe.

Jose AlonsoPsicología de un trader: Genuina ingenuidad
read more