Press "Enter" to skip to content

Qué es un flash crash

Imagínate frente al ordenador. Fuera, las gotas se chocan suavemente frente a tu ventana en una plácida noche invernal mientras los últimos sorbos de la infusión después de cenar caen por tu garganta.

En la pantalla, aparece un rico USDJPY que, muy sexy, te está diciendo cuál va a ser su próximo movimiento. Dará unos pasitos hacia abajo, para luego subir.

Comienza a andar ante tu penetrante mirada pero cuando sus curvas voluntuosas ya te están haciendo perder la cabeza entre los sueños más húmedos, ves como sufre un tropezón.

¡Vaya! piensas tú, con esas mechas es normal que pierda el equilibrio. Hasta aquí todo normal. El problema viene cuando te das cuenta de que aún no te has acabado el último trago de la infusión y la cotización ha bajado ¡5 puntos!

Un flash crash es un movimiento brusco e impredecible que ocurre en un determinado momento en un activo financiero y que causa una vela de gran tamaño hacia una dirección.

Normalmente, el precio vuelve a corregir a niveles casi previos instantes después, dejando una vela con una mecha gigante que desvirtúa cualquier análisis técnico.

Sus causas, básicamente, son un pánico excesivo por una noticia o rumor que los mercados financieros no esperaban y que pilla a los inversores desprevenidos.

Por qué se forman los flash crash

Los mercados se mueven a medida que los inversores apuestan por los activos bursátiles. Cuando una noticia ocurre de manera inesperada, algunos inversores buscan valores refugio que actúen como cobertura minimizando el riesgo de una posible pérdida potencial de su cartera en posesión.

Si esta adquisición se hace de manera brusca, es muy probable que los precios se muevan hasta límites donde existan stops de inversores que apostaban, precisamente, por todo lo contrario.

Es decir, estaban vendiendo activos refugio.

Si esto ocurre, la consecuencia es que dichos stops pueden saltar de golpe y aumentar aún más el movimiento ya iniciado, además de dejar prácticamente sin liquidez a la contrapartida que sustenta la demanda.

En este punto, podríamos considerar que todo es normal, ya que algunas situaciones de pánico provocan que stops salten de manera masiva y los precios se muevan rápidamente, dejando grandes recorridos.

Pero, ¿qué ocurre si los inversores, ante un pánico excesivo, siguen comprando activos refugio de forma rápida y exponencial?

Sencillamente, que la cotización se hunde. Al haber baja liquidez, pero una gran demanda, el mercado se comporta de forma errática y cualquier paquete de contratos mueve el precio de forma impresionante.

El resultado son unas velas que casi nos están diciendo que el mundo se cae.

Como es obvio, esto es una distorsión de mercado que, instantes después, es corregida como si nada hubiera pasado.

Ha ocurrido ni más ni menos, que un flash crash.

Vuelve a entrar liquidez en el mercado, y tu te vuelves a encontrar con la tacita de infusión en la mano.

La vida es un flash.

Comments are closed.