Lo primero que has de saber es que soy un hombre que invierte como piensa.

Lo segundo es que me llaman Alonso, y estoy encantado de darte la bienvenida al trocito de historia sobre mi persona que he dedicado en mi web personal.

Lo importante de ser una persona con principios

Un ser humano es un conjunto de recuerdos en un momento determinado con unas circunstancias concretas. Sus actos dependerán de ello.

Algunos recuerdos que tenemos además, están inevitablemente unidos con terceras partes que conviven en nuestra memoria.

Así que, para ser mejor humano y actuar como tal, dedico todo el esfuerzo en juntar los mejores recuerdos, cuidando y respetando todos los momentos que implican tanto a mí como a terceras personas y dando lo mejor de mi mismo para que estos sean insuperables, dentro de su propia idiosincrasia.

Sé que mi pasado proyecta mi futuro siendo el camino para conseguir los objetivos un presente continuo de superación.

Esta unión con el exterior deriva inexorablemente a la lógica de fundirme con mi entorno, en el cual, como es obvio, forma parte mi vida laboral.

Así pues, la causa de buscar la armonía en mí provocará el efecto de lograr la perfección como trader.

Para mejorar, debo mejorar mi trading. Para mejorar mi trading, debo mejorar mi existencia.

El resultado es, como he comenzado estas líneas, un hombre cuyos valores traspasan las fronteras de los mercados financieros.

Yo y el trading. Somos uno.

Estudios, experiencia y sabiduría

Una de las mayores barreras que me he encontrado para invertir  fue la mayoría de edad.

He sido una de las personas más precoces en interesarse por los mercados financieros.

El colegio para mí, fue un pasatiempo para organizar completos planes de conquistar el mundo, entre dibujo y dibujo, y pensando en mil formas de crear proyectos ilusionantes.

Así que, como no podía ser de otra manera, esa energía creativa fue liberada el día de mi cumpleaños haciendo mi primera inversión.

Los 18 también me abrieron las puertas a la universidad, estudiando ADE y economía por la universidad de Alicante.

He de reconocer que el sistema educativo del que formé parte no impulsó mis cualidades como estudiante, intentando tapar mediante rutinas académicas y poco productivas mi talento natural para emprender, innovar y demostar mi liderazgo. Una metodología diseñada para eclipsar cualquier halo de luz inteligente que sobresalga entre las nubes.

Así que, como podrás imaginar, aquello no duró mucho. Empezar a estudiar por mí mismo fue el paso más importante de mi vida.

Los siguientes años provocaron un salto hacia la libertad sin precedentes. Entre operación y operación, mejoré mi faceta profesional y personal como nunca antes lo había hecho, dejando atrás cualquier cadena que me atara al suelo.

Pude, en definitiva, enfocar todos mis esfuerzos en dar rienda suelta a mi talento, aprovechando todo mi potencial.

El resultado es una carrera sin precedentes, siendo un inversor que ha sido rentable año tras año desde el primero. Una racha inmaculada.

Te invito a consultar mis estadísticas.

Y hoy, ya puedo decir que he llegado a ser quien quiero ser.

grahambellSobre mí