Press "Enter" to skip to content

Te diré por qué el bitcoin es una burbuja

El bitcoin es el tulipán tema de moda. La conversación diaria entre colegas. El “instrumento financiero” que ha llegado más lejos que ningún otro conquistando carteras de personas totalmente ajenas a la bolsa.

No soy ningún entendido del bitcoin. Ni siquiera sé su tecnología al dedillo, pero sí soy consciente de lo que es y puede suponer una burbuja. Soy a su vez, de los que piensan que es un claro ejemplo de innovación (quédese con este concepto), un hito en la historia de la humanidad que nos permitirá avanzar un pasito más. Un mercado que, sin duda, ha venido para quedarse.

Pero ¡alto! Es hora de pensar.

Características del bitcoin

  • Es un mercado emergente
  • Existe un número máximo de bitcoins que se pueden crear (21 millones para ser exactos)
  • Se caracteriza por no estar regulada por ningún banco central
  • La participación en la red bitcoin es anónima
  • Es una de las formas más seguras de pago
  • Sus transacciones son rápidas, eficaces y cómodas

Un caramelito que llevarse a la boca. ¿Verdad?

Pues no. Te recomiendo no consumirlo entero pues su interior estará agrio.

Una burbuja a punto de explotar

Las burbujas, claro están, pueden aprovecharse. A día de hoy, se podría invertir en bitcoin y salirse “un poquito más alto”. Pero es improbable conocer el momento exacto en el que la especulación y el éxtasis general dirán basta.

Y la aguja, la cual muy pocos ven, se llama innovación.

¿Cómo?

Sí, está leyendo bien, al genio lo matará su propia medicina.

Al haber un número limitado de bitcoins, cuánta más gente los use, más valor tendrá la criptomoneda. Básicamente por su fuerte demanda y por su utilización en el consumo diario (Se pueden pagar con fracciones de bitcoins, lo que es interesante porque los precios de los bienes y servicios, en un mercado ficticio que acepte su pago, no subirán de precio en la misma medida que está subiendo ahora una unidad, ahorrándonos una hiperinflación. Y esto ocurrirá si el uso del Bitcoin propicia decimales infinitos). Es como si volviéramos a pagar con oro, al estilo Áureo romano.

Pero el Bitcoin ni es oro, ni se utilizará en todos los sectores. Los valedores del Bitcoin utilizan su desregulación como algo positivo, exclamando que de esta manera el “pueblo” tiene el poder. ¿Pero acaso no son los bancos centrales los que legitiman las monedas fiduciarias? ¿Quién será el defensor de su uso ante el resurgir de voraces competidores?. Pregúntese quién será el que diga ¡usad el bitcoin en vez de ethereum! con una potestad tal que el mundo entero le haga un caso rotundo (Ethereum es la segunda cripto más usada a día de hoy).

Así que hablando claro, todo el mundo puede innovar con las criptodivisas. Lo que hoy parece bueno como método de pago, mañana puede surgir otro mejor y que la gente lo use cada vez más. Esto no ocurre con, por el ejemplo, el euro y sus equivalentes. Los inversores sabemos que o bien operamos con euros o dólares o yuanes, o no operamos.

Tenemos la tranquilidad absoluta de que a corto plazo la Unión Europea no sacará un euroeustaquio o un euramen para pagar salchichas o barras de pan. Y ojo, el bitcoin cada vez pierde más cuota de mercado frente a sus competidoras (que ya hay miles) e incluso hay algunos que ya cuestionan sus deficiencias. Su precio se basa, por lo tanto, en la especulación. En esa creencia exagerada de que no habrá nada mejor en el futuro, pues el precio de hoy indica lo que valdrá el día de mañana. Un sentimiento desmedido.

La aguja, como ve, se va acercando a la burbuja. Y si no ha explotado aún es porque el ritmo de entrada de nuevos inversores es mayor a la tecnología en sí. Estamos en un momento que da igual dónde inviertas, pues todas las criptomonedas suben como la espuma.

Cuando el mercado sea maduro, tenga claro que el bitcoin tendrá un valor próximo a 0. Ya hay criptomonedas que superan su tecnología.

Y es que nuestro querido euro lo tenemos por “imposición“. El bitcoin es una opción entre cualquiera. Entre cada vez más “cualquieras”.

Soy más de rosas y amapolas que de tulipanes.

Nota: Reflexiona sobre una profunda crisis en Europa. El euro, si bien es cierto que puede imprimirse de manera indefinida por el BCE, siempre tendrá un valor distinto de 0 por su valor subyacente, que son todos los elementos económicos tangibles creados en nuestro continente. Y aunque no estés de acuerdo con la divisa, la usarás inevitablemente por ser la única opción. El bitcoin sin embargo, si presenta un apuro importante, y surge una criptomoneda aún mejor, ten claro una premisa irrefutable. Deja el último centavo para otro y sal en cuanto puedas. Será ahí cuando comprobarás una tecnología obsoleta.

Comments are closed.