Press "Enter" to skip to content

Un ejemplo de especulación financiera

Nueva Zelanda afronta las elecciones generales con Bill English, del Partido Nacional y presidente del momento como favorito en las encuestas. Compite principalmente contra Nueva Zelanda Primero y el Partido Laborista. La especulación sobre los resultados y posibles acuerdos se palpa en el ambiente.

Poniéndonos en situación, sabemos que el Partido Nacional es conservador. El Partido Laborista presenta un corte más demócrata y Nueva Zelanda Primero se sitúa a la izquierda de éste último.

La teoría dice que los inversores apuestan por la continuidad y están agradecidos de noticias que permitan a un gobierno seguir con sus políticas.

Vamos al caso: Especulación financiera en Nueva Zelanda

Los resultados fueron dispares. El reparto de votos entre todos los partidos ponía en dificultades la formación de un nuevo gobierno. El proyecto político que se llevaba a cabo por aquel entonces no estaba del todo garantizado.

Un palo para el dólar neozelandés, al que no le gustan las noticias que generan incertidumbre.

El tiempo transcurrió con todo tipo de rumores y noticias sobre formaciones, acuerdos y pactos para presidir el país.

El 18 de Octubre Nueva Zelanda sale a la luz con un hecho que los inversores lo tomaban como remoto: Un tripartito entre las fuerzas de la oposición, dejando al Partido Nacional, ganador de las elecciones generales, fuera de la presidencia. Se estaba anunciando no sólo un cambio de gobierno; también uno que traía políticas diferentes, entre las que podría destacar el cambio legislativo del Banco de la Reserva de Nueva Zelanda (todo un shock para el mercado monetario) y una revisión al sistema fiscal y presupuestario.

En definitiva, un cúmulo de razones inesperadas para que los inversores dijeran ¡Hay que irse de aquí señores míos!

Como resultado, el dólar neozelandés se hundió más de 300 pipos en 6 días y prácticamente se vaticinaba el fin del mundo en el país oceánico.

¡Cómo puede ser, por favor, que se haya formado gobierno! – Inversor A

No me lo creo, vende que eso es una noticia terrible y tengo que irme a desayunar – Inversor B

No me digáis eso tíos – Inversor C – ¡ay mi madre! tengo que llamarla para decirle que el hombre del coco gobierna y vamos a ser pobres todos

¡Huid insensatos! – un Gandalf cualquiera financiero

En este momento, parece que los datos económicos no importaran.

Para empezar, los gobiernos, presida quien presida el país, tienen muy difícil implementar medidas revolucionarias a corto plazo. Por muchas ideas innovadoras que planteen, han de pasar un proceso que, para resumirlo, el pueblo en general es el que debería aprobarlo.

Y sin mayorías absolutas esto es casi imposible ¿verdad?

Pues bien, Nueva Zelanda siguió su curso con un buen dato del PIB apenas un par de semanas después (+2,2% frente al +0,8% casi el triple de lo que estipulaba el mercado), unas ventas minoristas alentadoras y un crecimiento de empleo estable.

El banco de la reserva de nueva zelanda solo tenía que ponerse a debatir cuándo subir los tipos de interés.

Un trimestre después ¿de qué estamos hablando?

La imagen en portada lo explica todo y nos enseña una buena lección:

Existen momentos bursátiles en los que un determinado precio se ve afectado por la excesiva especulación. El motivo puede ser  una noticia o un rumor inesperado de gran importancia. En estas circunstancias tan “optimistas” o “pesimistas”, lo recomendable es ser compañero del tiempo. Meditar y estudiar el conjunto que afecte a ese valor, y dejar que a medida que pasan los días este “ruido” se elimine, si es que así no lo indica nuestra lógica. Porque si algo está claro, es que se acaba eliminando. El precio siempre vuelve a su sitio y, si hemos sabido aprovechar la volatilidad, habremos entrado en el precio en uno de los extremos, consiguiendo nuestro objetivo de efectuar una operación ganadora.

El día 26 de octubre de 2017 el NZD/USD cotizaba a 0,6831. Hoy, 12 de enero de 2018, está a 0,7240, apenas unos pipos más abajo de las elecciones generales.

 

Comments are closed.